sábado, 10 de agosto de 2013

Dar cátedra

A veces se dice que el mejor profesor es aquel que logra atraparte, interesarte e incluso "convencerte" de lo que te habla. Creo que Maristella Svampa, dió cátedra en el aula 35 de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Fiske Menuco.


Previo a su participación en la II Feria del Libro, Svampa estuvo en nuestra facultad dialogando sobre el fracking, una práctica que para América Latina significa "un nuevo principio de la División Internacional del Trabajo".

Maristella ya estuvo en nuestra región, intentando dialogar con diputados de Neuquén, quienes creen (como muchos) que el fracking salvará a Neuquén, Argentina y a América Latina de la pobreza y el subdesarrollo.

La investigadora aclaró que el impulso dado al fracking, la megaminería y la sojización, entre otras prácticas extractivistas, van "más allá del carácter político de los gobiernos de cada país de América Latina".

Es que para Svampa hay un "imaginario" que se basa en la "concepción productivista/eficientista y de crecimiento ilimitado" que tiene como eje "el concepto de desarrollo como gran relato".

Una opinión parecida formuló Atilio Borón, de paso por Neuquén, dónde señaló el carácter de crecimiento ilimitado que busca el capitalismo y las contrariedades que se generan en países con gobiernos progresistas como el de Evo Morales de Bolivia, lo que sería un "acuerdo tácito del carácter irreversible del extractivismo", según Svampa.

Con las falsas promesas de trabajo y con las necesidades reales de sobrevivencia de una nación, para Svampa se genera una "conflictividad social mayor" que en otros tiempos.

Sin embargo hay alternativas económicas que podrían beneficiar a los países mediante las prácticas extractivistas con "fuertes controles ambientales", entre otras precauciones. Un referente en estas propuestas es el Centro Latinoamericano de Ecología Social.

Sin profundizar en el tema, Svampa hizo mención de las "donaciones a universidades e investigadores (del sector público o privado)" que legitimen el extractivismo, como geólogos, ingenieros, sociólogos o antropólogos.

Como datos duros y preocupantes a la vez, Svampa comentó que en Argentina hay más de 600 proyectos mineros, en los cuales se emplean alrededor de 28.000 personas, entre contratados y estables. Con sólo algunos de estos datos se caen algunos de los mitos que trae aparejados proyectos como el de Vaca Muerta.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada